Tribuna

Fabio Quetglas

María Gabriela Ensinck - Diario El Cronista Comercial - Jueves, 20 de noviembre de 2008

'Antes De construir un parque, hay que tener una política industrial'

'Antes De construir un parque, hay que tener una política industrial'

Más allá de las políticas económicas nacionales y provinciales, los gobiernos municipales pueden generar condiciones que permitan o desalienten la territorialización de la inversión, la calificación de los recursos humanos y la competitividad de sus empres

En la era de la globalización, la idea de “desarrollo local” desde los gobiernos municipales, cobra nueva vigencia. En la Argentina fue la crisis política y económica de 2001 la que devolvió relevancia a los municipios, porque el estado nacional y los provinciales estaban quebrados. “Se trata, más que de un concepto territorial, de un modo de concebir el desarrollo de abajo hacia arriba”, dice Fabio Quetglas, abogado de profesión, con un posgrado en Gestión de Ciudades y autor del libro “Qué es el desarrollo local” (Editorial Capital Intelectual). Según Quetglas, los gobiernos locales tienen un papel central a la hora de promover el desarrollo económico de sus territorios, mediante el fomento a la instalación de empresas, universidades y el incentivo del turismo.



z¿Por qué un abogado se dedica a temas de desarrollo económico?



A fines de los 90 hice un posgrado en la universidad de San Andrés sobre la sociedad civil. Tuve un compañero economista que se dedicaba a temas de Desarrollo Económico. Por entonces poco se se hablaba de conceptos como “clusters”, o cadenas productivas territorializadas. Él me facilitó bibliografía y me estimuló a adentrarme un poco en esto del desarrollo local.



z¿Qué diferencia hay entre el desarrollo local y el de las economías regionales?



El concepto de local se refiere a lo municipal, pero fundamentalmente tiene que ver con el modo de concebir el desarrollo, desde abajo hacia arriba. La diferencia con el de economías regionales es que estas son delimitaciones más bien geográficas y administrativas que no toman en cuenta la enorme diversidad que existe dentro de las regiones de un mismo país.



z¿Cómo es esto?



Le doy un ejemplo: Cuando se habla del impulso a las economías regionales, y se lanzan programas muy bien intencionados desde el gobierno nacional y provincial, pero si no hay un conocimiento de la realidad local todo termina en un fracaso. Sucedió con varios planes de incentivo a las inversiones en tecnología y capital de trabajo, a cambio de reducciones impositivas a las pymes. Sucede que estos programas pueden funcionar en la provincia de Buenos Aires, donde un porcentaje importante están formalizadas. Pero no en la provincia de Corrientes, donde menos del 20% han constituido una sociedad o una SRL.



z¿Qué casos de desarrollo local exitosos se pueden tomar como ejemplo?



La ciudad santafesina de Rafaela es un caso de estudio a nivel internacional. De las 23 ramas industriales que existen, en Rafaela hay representadas 20. Desde agroindustrias a fábricas de colchones.



z¿Cuáles fueron los factores de este desarrollo?



Hay una cuestión histórica y cultural. La ciudad surgió a partir de una colonia de inmigrantes piamonteses, a fines del siglo XIX. Desde el inicio se impuso un régimen de distribución de la tierra muy equitativo . Se le dieron 50 hectáreas a cada familia. El hecho de dividir la tierra de una manera no latifundiaria, generó una cultura innovadora y de trabajo intensivo. Esta era la única forma de que cada unidad prospere.



A esto se sumó que el gobierno local, además de cuidar la limpieza y la iluminación, comenzó a desarrollar un sistema de información geográfica diferenciado, creó un Instituto Tecnológico (ITEC) que funciona dentro del parque tecnológico de la ciudad, y fomentó un diálogo fluido con los empresarios. Así, el Estado se puso a la par del tejido económico local y se generó una sinergia.



z¿Cómo se puede “clonar” la experiencia de Rafaela en otras comunidades?



Es que el principio del desarrollo local es que las experiencias no son trasladables. El caso de Rafaela difícilmente se pueda replicar. Allí existe una burguesía emprendedora, en la que ninguna empresa sobresale sobre el resto. No hay una Loma Negra, una Siderar o una Tenaris que aglomeran a sus proveedores. Las protagonistas de este suceso son todas empresas pyme.



z¿Qué papel juegan entonces las pymes en el desarrollo local?



Su papel es central. Pero las pymes se apoyan en un lugar, no flotan en el aire. Necesitan infraestructura y mano de obra capacitada. Si no hay una universidad o un terciario cerca, tienen un problema. Creo que nunca se ha medido cuánto del desarrollo de algunas ciudades argentinas se debió al subsidio indirecto que implica recibir todos los años a los mejores alumnos de los secundarios de comunidades vecinas para estudiar en sus universidades. Y al mismo tiempo la pérdida en capital humano que significa esa fuga de talentos para las localidades que no cuentan con centros de formación cerca.



Por eso una buena política de desarrollo pyme es impulsar la instalación de facultades regionales. También, una obra de infraestrutctura puede cambiar la economía, potenciando el comercio y el turismo, por ejemplo.



Sin embargo, las políticas de desarrollo local no hacen todo. Se necesiten buenas políticas económicas nacionales. No hay nada que desde el gobierno local se pueda hacer si mañana la tasa de interés se dispara al triple y desaparece todo tipo de financiamiento.



z¿Qué medidas se pueden tomar desde un gobierno local para impulsar el desarrollo económico, crear parques industriales?



Antes que construir un parque, hay que tener una política industrial. Ahora todos los intendentes quieren tener parques industriales. Pero a veces la riqueza está en la naturaleza y el paisaje, no en las chimeneas de las industrias. Un código urbano bien diseñado es un generador de recursos, así como el turismo es un gran agregador de valor.



z¿Qué hay de los recursos naturales? Es innegable que existen zonas del país mucho más ricas que otras...



Sí, pero la diferencia está en cómo se aprovechan esos recursos naturales. En el norte del país, el gobierno de la provincia de Salta impulsó el turismo mediante campañas publicitarias y acuerdos con compañías aéreas privadas para sumar vuelos a la provincia. Eso a su vez impulsó la radicación de hoteles, restaurantes, agencias de viajes. Su provincia vecina, Jujuy, que tiene atractivos naturales similares, no capitalizó ese potencial al punto de que el 80% de quienes visitan la Quebrada de Humahuaca lo hacen alojándose y contratando a agencias de turismo salteñas.



z¿Y los recursos económicos? Se habla mucho del dinero que reciben o dejan de recibir los intendentes, según su convocatoria y color político...



La falta de recursos es un tema importante, pero no el único. Aunque los municipios tuvieron más recursos durante el último quinquenio, lo cierto es que la suma de los 2.300 gobiernos locales que hay en la Argentina ejecuta sólo 7% del Gasto Público Consolidado (que comprende a la Nación, las provincias y los municipios). Este es un porcentaje bajo si se lo compara con el 10.5% de los gobiernos locales en Brasil, o el 11,5% de España.



z¿Por qué es tan desigual la distribución del gasto entre los gobiernos nacionales y provinciales, y los municipales?



En primer lugar, porque los gobiernos centrales tienen el ejército y la deuda pública. Los provinciales tienen a su cargo la educación inicial. En definitiva, en los territorios municipales también hay inversiones nacionales y provinciales.



Pero así como tienen un mayor gasto público, también tienen los mayores ingresos tributarios. La Nación es la que más recauda, porque los mayores impuestos (IVA, Ganancias) son nacionales. Por eso existe la coparticipación federal. El tema fiscal es muy complicado: todos quieren aumentar el gasto pero nadie quiere asumir la responsabilidad recaudatoria. Por eso, más que de aumentar los recursos, de lo que se trata es de asignarlos bien.



En definitiva, ¿cuáles son los principales obstáculos para el desarrollo local?



Además de la falta de recursos, naturales y económicos, una falencia grande es la falta de conocimiento del territorio, y la falta de datos. Por eso iniciativas como el observatorio pyme son beneficiosas, porque relevan datos desagregados por región. ¿Qué política de incentivo a las pymes se puede implementar si no se sabe cuántas hay? Contar con información válida es el primer paso para planificar estratégicamente y tomar buenas decisiones.



Otro tema clave es que los gobiernos locales deben ampliar su agenda. Asumir que conducir un municipio es más que asfaltar, iluminar y recolectar la basura. Hay que jerarquizar la función pública a nivel local para poder impulsar la competitividad económica del territorio.