Tribuna

Experiencias emprendedoras

Sonia Mochón y Antonio Avilés

Ministerio de Industria - Miércoles, 13 de mayo de 2015

Vidrial S.R.L., reflejo de una industria federal

Vidrial S.R.L., reflejo de una industria federal

Sonia Mochón y Antonio Avilés consiguieron fusionar sinérgicamente sus tres empresas: una constructora, un taller de aluminio y una fábrica de vidrios.

Hoy, desde Tucumán, abastecen a constructoras, estudios de arquitectura, carpinterías y empresas de vidrios de todo el noroeste argentino.

Sonia Mochón nació en Córdoba pero de pequeña se trasladó a Tucumán donde conoció a Antonio Avilés, su marido español. Juntos crecieron, estudiaron e hicieron de San Miguel su terruño. “Muchos nos preguntan por qué no instalamos la empresa en Buenos Aires y la respuesta es que nunca fue nuestra idea, por el contrario, siempre buscamos generar nuestra actividad en el norte argentino, que tanto nos dio”, introduce Mochón.
El comienzo del proyecto fue la constructora Aba Torre, creada en los ’90. Con el correr de los años, la empresa creció y reconoció las nuevas demandas del mercado local. “En el ’97 mi marido se asoció con su hermano y juntos montaron el taller de aluminio que trabajaba en conjunto con la constructora, para satisfacer las demandas”, recuerda Mochón acerca de sus inicios.

Sin dudas, las ganas de impulsar la industria de la región, sumadas a la calidad del trabajo con el agregado de valor de sus productos y a la adecuación a las demandas de sus clientes, les permitió ver nuevas oportunidades de negocio y animarse a más. Pero, ¿en qué momento alcanzaron la consolidación en la región? Con Vidrial S.R.L. En este sentido, explica su directora: “Los inconvenientes que teníamos, como las distancias y el tiempo improductivo nos llevaron al desafío de la planta procesadora de vidrios”.

A la hora de pensar estratégicamente desde dónde articular su actividad, supieron proyectarse y ser visionarios. Se radicaron en el Parque Empresarial Tucumán en agosto de 2012. “Cuando vimos el espacio y el conjunto de complementos y beneficios que nos daba el parque industrial, realmente consideramos que era el lugar idóneo para realizar nuestra actividad”, detalla Sonia. Así, accedieron a las ventajas de estar radicados en un Parque Industrial, como la sinergia entre las empresas que lo componen y el acceso a todas las rutas del norte y sur del país.

En marzo del 2014 el Ministerio de Industria de la Nación acreditó al parque en el Registro Nacional de Parques Industriales (RENPI). “Nos permitió tener contacto directo con el ministerio y acceder a líneas de crédito, capacitaciones e información específica. Facilita y engrandece nuestro trabajo junto al resto de las empresas que están dentro del parque”, dice la directora.

Hoy Vidrial cuenta con más de 85 personas trabajando en la empresa, abastece a constructoras, estudios de arquitectura, carpinterías y empresas de vidrios procesados. Los vidrios cumplen con estrictas normas de seguridad que la hacen una empresa única en el país.

El espíritu emprendedor, la convicción de hacer de la industria el motor del país y la seguridad de lograrlo bajo el estandarte de que “mientras más difícil el desafío, mejor”, son actitudes que definen no solo una idea de negocio, según Sonia Mochón y su marido, sino también una idea de país: “Nosotros apostamos a este país, no solo porque lo amamos, sino porque creemos que tiene un infinito mundo de posibilidades para generar trabajo”, concluye con emoción la empresaria.