Tribuna

Experiencias emprendedoras

Alejandro Suvire

El Otro Mate - Miércoles, 2 de octubre de 2013

Una camilla capaz de trasladar a personas sin tocarlas

Una camilla capaz de trasladar a personas sin tocarlas

Un médico mendocino revolucionó el mundo de las camillas, gracias a la innovación funcional lograda en el desarrollo de esta camilla que pretende cambiar el paradigma de los actuales traslados de personas en situación de accidente o enfermedad.

Las camillas, que son usadas desde la antigüedad para evacuar -antes para heridos del campo de batalla y ahora para el traslado del paciente que su condición lo requiera- sufrieron cambios y mejoras desde los lienzos que utilizaban los romanos hasta las distintas tablas actuales, pero ningún punto en la evolución de esta herramienta hizo que cambie el paradigma de dos personas o más trasladando a otra.

Hasta ahora, porque la innovación se trata de una camilla mecánica adaptable y no convencional para traslado de pacientes politraumatizados o en grave estado de salud.

Lo novedoso de este dispositivo, es que puede trasladar a una persona en las situaciones descriptas anteriormente, sin tocar ni manipular al paciente, brindando mayor confort y seguridad a dicho traslado, una utopía si analizamos los dispositivos actuales con los que se cuenta a nivel mundial para dicha acción.

Esto, sin dudas, es principalmente lo que diferencia esta innovación médica tecnológica, de lo existente a nivel global, entre otros importantes detalles de funcionalidad.

Este dispositivo comenzó a desarrollarse por incentiva de Alejandro Suvire y su padre en la provincia de San Juan, paralelamente llevando a cabo los avances de funcionalidad y adaptabilidad en la provincia de Mendoza. Suvire es médico generalista, egresado de la Universidad de Mendoza.

“Se logró luego de mucho, esfuerzo y años de trabajo. La idea nació luego de conocer los actuales métodos de traslados de personas, aún en vigencia a nivel mundial, como hacer girar al paciente accidentado a una tabla de rescate o el deshumanizado y cruento uso de sábanas para pasar a una persona de una cama de hospital a una camilla de traslado y viceversa, acción que requiere entre cuatro a seis operarios”, detalla Suvire en diálogo con EL OTRO MATE.

Con el sistema de camillas actual, se producen lesiones extras, producidas por traslados ineficientes, que además requieren de mayores recursos humanos y económicos. Los accidentes innecesarios se evitarían y los recursos se optimizarán, observándose potenciales beneficios para el sistema de salud que implemente el uso de este dispositivo.

¿Cómo funciona?

Al asistir a una persona accidentada o con alguna patología que conlleve necesidad de traslado, en decúbito dorsal fisiológicamente encontramos reparos anatómicos en todo ser humano que permitirán ser usados como puntos de apoyo para formar la “base” de la camilla, a saber: lordosis cervical, lordosis lumbar, (curvaturas normales de la columna vertebral), huecos poplíteos, (región posterior de las rodillas) y región posterior de los tobillos.

Por estos reparos anatómicos se pasarán transversalmente al eje posicional de la persona a trasladar, tablillas extra resistentes de diámetros acordes a los reparos anatómicos descriptos, formando así la base de la camilla. Posterior e inmediatamente se coloca un rectángulo (de acero inoxidable hueco o fibra de carbono), sobre la persona tendida en el suelo o cama de hospital, el cual tiene un específico sistema de fijación móvil con las tablillas mencionadas. De esta manera en un breve periodo de tiempo se despliega la camilla de traslado “sobre” el paciente sin mantener ningún tipo de contacto con el mismo. En una segunda instancia el paciente puede ser trasladado por dos rescatistas hacia una ambulancia, por ejemplo, o bien ser izado a una óptima altura de traslado a través de un bastidor rodante que complementa esta invención tecnológica y cuenta con un mecanismo de elevación automático -operador dependiente (sólo una persona)- y que por medio de cuatro tensores que se colocarán en cada extremo del rectángulo que forma la camilla, permitirá elevar a la persona a trasladar y fijarla al bastidor rodante por medio de un sistema desarrollado para ese fin.

De esta manera, el paciente queda en condiciones de traslado dentro de una clínica, geriátrico u hospital. Además, este dispositivo rodante cuenta con un sistema de amortiguación y antivibración, brindando así un traslado confortable y seguro.

Ya fue probado

Existen dos prototipos finalizados y patentados, con certificación de uso, uno en la provincia de San Juan y otro en Mendoza.

El dispositivo (camilla más bastidor), que está a punto caramelo para salir al mercado, también se está desarrollando para pacientes pediátricos, personas con sobrepeso u obesidad mórbida. Puede ser usado para pacientes embarazadas, adultos mayores o aquellos incapacitados transitoriamente. Se pretende optimizar las condiciones de higiene de pacientes con distintos grados de quemaduras. Promover su uso para personas con capacidades diferentes, logrando así posicionarse como una herramienta de inclusión y resaltando su alto impacto a nivel social.

“Este dispositivo fue concebido para la emergencia, aunque útil en el traslado de pacientes crónicos como se destaca anteriormente pero también eficiente en el ámbito deportivo como traslado seguro y eficaz de deportistas que hayan sufrido lesiones ligamentarias, entorsis, fracturas o pérdida de conciencia”, apunta Suvire.

El dispositivo cuenta con un particular diseño íntegramente para emergencia, adaptable a ambulancias y helicópteros.

Al probar con éxito el prototipo, obtuvo el primer puesto en Incubando Salud, la primera incubadora del área en Latinoamérica. Reconocimiento académico otorgado por la Universidad de Mendoza, por parte del Circulo Médico Mendoza y la Comisión Junior del mismo. A su vez, fue ganador en la categoría Innovación Médica otorgada por TOYP JCI Mendoza y se encuentra participando actualmente en la misma categoría a nivel nacional en TOYP JCI Argentina.

“Se pretende cambiar el paradigma de los actuales traslados, ‘humanizar’ los mismos, evitar nuevas lesiones y dolencias en personas que ya están padeciéndolas, que se encuentras en situación de stress post traumatismos o accidentes. Modernizar el sistema de traslado, el cual se encuentra sin novedades de avances tecnológicos desde hace más de 30 años”.