Actualidad

12/01/2017

Fuente: La Nación

Máximo Cavazzani, el hombre detrás de las preguntas y las respuestas

La vida profesional de Máximo Cavazzani, CEO de Etermax y creador del célebre juego móvil Preguntados, estuvo signada -para bien o para mal- por los éxitos tempranos.

A los 22 años, presto a recibirse en ingeniería informática en el ITBA, comenzó a escribir desde su cuarto lo que sería el código de iStockManager, aplicación que facilitaba la compra y venta de acciones desde un smartphone. La vendió al cabo de un año, en 2009, a TD Ameritrade, hoy uno de los principales brokers online de Estados Unidos.

Ese mismo año fundó Etermax, fruto de esa primera experiencia, en un espacio que le cedió su padre en el primer piso de su fábrica textil. Entre el primer logro y Apalabrados, su segundo hito empresarial, transcurrieron tres años.

Según describe Cavazzani, no le fue fácil transitar por el valle de la calma y la estabilidad: "El éxito lo vi venir varias veces, como también irse. Llegan momentos en los que uno piensa que lo mejor ya pasó y que no sucederá de nuevo. Es bastante frustrante".

Con un mercado europeo más maduro en torno al mobile, el juego Apalabrados arrasó en España en 2012 y preparó los cimientos para el tercer y mayor éxito de su corta carrera, esta vez de carácter global: Preguntados.

Desde que se lanzó, en 2013, más de 200 millones de usuarios en todo el mundo han descargado la app de preguntas y respuestas. Tras un paso arrollador por América latina, entró en el rentable mercado norteamericano y se posicionó durante 66 días al tope de descargas en el Apple Store de Estados Unidos ,para luego alcanzar la cima en el Play Store de Android. Hoy, en medio de la fábrica de ropa del padre en Villa Urquiza conviven unos 250 empleados (70% desarrollo) que calibran día tras día los detalles de las próximas propuestas de Etermax.

Al respecto, Cavazzani es enfático: "Que te vaya bien ahora es infelicidad para futuro". ¿Se puede inferir cierta disconformidad? Por lo pronto, hay algo que se puede descontar: Cavazzani irá por más, y si no lo logra, como declaró hace un tiempo, "morirá en el intento".

Aquí sus consejos:

No subestimar la distancia entre el dicho y el hecho

"Lo primero que hay que hacer es hacer. Es lo que aconsejo siempre a las personas que quieren emprender. Pero no para que te vaya bien, sino para darse cuenta de que todo lo que uno cree que es fácil, en la práctica, no lo es. El choque con la realidad te empieza a modificar la cabeza", dice.

El fundador se remite al proceso de iStockManager, su primera incursión en un mundo de las apps que apenas comenzaba a brotar: "Fue muy difícil, porque se programaba en un lenguaje que no conocía, tuve que hacerlo a las apuradas y aprender solo un montón de cosas en el camino. Pero me enseñó el gran trecho que hay entre el dicho y el hecho. Además, me permitió poder fundar Etermax un año después, con la idea de continuar un poco eso... no sabía bien cómo".

Contar con un margen de error

Según describe Cavazzani, a lo largo de la evolución financiera de su compañía, y a medida que ésta digería el éxito de cada lanzamiento, el CEO se ocupó de robustecerla de cimientos que soportaran, de ser necesario, el peso de un potencial fracaso.

Una especie de seguro contra decisiones equivocadas. Acaso haya sido éste un factor inspirador de seguridad a la hora de lanzarse sin mayores resquemores a la caza de nuevos productos.

"Siempre estructuré la empresa para poder crecer, pero a pasos firmes, que me permitieran equivocarme las veces que fuera necesario", define Cavazzani. El mundo de las finanzas ofrece una analogía oportuna: lo importante no es si uno está o no siempre en lo correcto, sino cuánto gana cada vez que acierta y cuánto pierde cada vez que no.

Convivir con las frustraciones

Con todo, está claro que lanzarse en un proyecto propio no implica de por sí un alivio en las exigencias, sino, en casos como el de Etermax y muchos otros, más bien todo lo contrario. "No todo el mundo está preparado para ser emprendedor", resume de plano Cavazzani.

"Requiere mucho de uno mismo, saber manejar la frustración y entender que uno está haciendo esto por algo más que dinero y reconocimiento. Simplemente porque es difícil", agrega el joven empresario. "Toda frustración es lo que a mí me hace ser un emprendedor. Estos diez años que llevo de trabajo hicieron que yo piense de otra manera, que me sienta más capaz de hacer cualquier cosa", cuenta Cavazzani.

Tener la cabeza en el largo plazo

"Otra de las cosas que aprendí como emprendedor, sobre todo al haber tenido éxito tan temprano, es a pensar en el largo plazo. Es importante, porque, a fin de cuentas, vivimos en él", dice Cavazzani.

El CEO destaca la relevancia de mantener la mente fría y despojar al pensamiento estratégico de las tentaciones cortoplacistas. En una industria agresiva como la de los juegos móviles, quedarse atado a logros del pasado puede traer riesgos mayúsculos del futuro.
Capitalizar los éxitos para conseguir nuevos logros

Quizás el último consejo de Cavazzani se haya forjado al calor de una industria que ha visto en más de una oportunidad juegos que se agotan y empresas detrás, one hit wonders, que no consiguen hacer de su único gran éxito un puente hacia desarrollos futuros.

En ese sentido, aprovechar cada logro para sembrar nuevas semillas resulta fundamental.

Cavazzani destaca que cada paso en su carrera fue estructuralmente necesario para dar el siguiente. Fue sólo tras el éxito de Apalabrados que la compañía se encontró lista para absorber un éxito abrumador como fue Preguntados, que llegó a un pico de 25 millones de usuarios activos diarios.

"No podría haber pasado de otra manera. Si hubiera sido de otra, sería un éxito que arrasó y hoy no seríamos nada", resume. "El éxito puede venir en cualquier momento, incluso hasta de una manera aleatoria (aunque es difícil). Saber capitalizarlo es, quizá, lo más importante en un emprendedor", cierra.
Minibio

Emprendedor

Máximo Cavazzani

Estudios


Se recibió de ingeniero en informática en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA)

Inicios

En 2009 programa desde su casa iStockManager, una aplicación que permitía comprar y vender acciones a través de un smartphone. Tres años después lanza Apalabrados.

Gran salto


Lanza en 2013 el juego Preguntados, que se convirtió en el número uno en los stores de aplicación móviles en EE.UU. y un éxito a nivel global

Perspectivas


En 2016 Preguntados llegó a los países nórdicos y Turquía. Para 2017 el objetivo es hacer pie en el mercado asiático y desarrollar nuevos juegos.